lunes, 23 de noviembre de 2009

TERCERA ASAMBLEA DE PINFANOS DE NAVARRA Y LA RIOJA



A solicitud del compañero pínfano Pedro Esteban, Delegado de La Rioja-Navarra de nuestra Asociación de Huérfanos del Ejercito, cogemos en sentido figurado y como hacíamos antiguamente papel y bolígrafo ( hoy el ordenador), e intentamos la narración de un modo somero de un “magnificó evento”, tal como siempre es “cualquiera de la Reuniones de Pinfanos”, que en esta ocasión se trataba de la anual y tercera Asamblea de Navarra y La Rioja, a celebrar en la monumental localidad Navarra de Estella; extraordinario acierto en la elección ya que esta preciosa villa se encuentra justamente a mitad de kilómetros y por ello de recorrido entre Pamplona y Logroño, y parada obligatoria del famoso Camino de Santiago.

Los pínfanos, y es verdad, somos o formamos “familia”. No tenemos parentesco de consanguinidad; pero en su día compartimos comedor, aulas, dormitorios... etc. y a veces tuvimos incluso mas vivencias y roces que con cualquier auténtico hermano, y cada cual nos rodeamos a lo largo de aquellos años de internado de unos cuantos compañeros, amigos íntimos, “tu grupo”, a los que llegamos a apreciar y querer como a un hermano de verdad, y que jamás lo olvidamos en el transcurso de nuestras vidas; y cuando tenemos la suerte de encontrarnos (muchas veces gracias a estas reuniones), es una de las grandes alegrías y satisfacciones que la VIDA y sobretodo el TODOPODEROSO, nos regala y concede.

A pesar de la dichosa gripe A (supongo que nosotros los pínfanos tenemos que estar inmunes a muchas enfermedades), nos reunimos 32 personas; veinte procedentes de La Rioja y doce de Navarra. De ellas dieciocho eran del sexo débil (es mentira, ellas son las fuertes y vigorosas) y doce varones.

El programa fue el siguiente: (14 de noviembre 2009)

Sesión de mañana:

1.-Llegada sobre las 10,30 y visita al Monasterio de Irache.
2.-Visita guiada de Bodegas Irache, Museo y Fuente del vino.
3.-Celebración de la Eucaristía.

Mediodía.-Comida en el restaurante del Hotel Irache.

Tarde.-Visita guiada del casco antiguo de Estella y visita a la Basílica Nuestra Señora del Puy.

Regreso.

Hemos indicado al inicio que deseábamos ser breves, pero es imposible dejar en el tintero ciertos detalles.

Un fuerte abrazo y aplauso a los organizadores, (Pedro Esteban y Alba Rojas), pues todo salió de maravilla, y como no debía ni podía ser de otro modo.

La visita al Monasterio de Irache de estilo románico del siglo XI, nos fue explicada paso a paso por el Sacerdote encargado de tal monumento, Don Víctor Merino (escolapio), un señor cura como Dios manda, que se interesó vivamente por el significado de la palabra PINFANO (que el desconocía). Nos ofició la Santa Misa y nos acompañó hasta después de la comida.

La visita guiada a las famosas bodegas del mismo nombre, igualmente estuvo verdaderamente extraordinaria, pues tuvimos el privilegio de ser enseñada y explicada sin olvidarse de un solo rincón, nada menos que por su verdadero dueño, Don Jesús Esteban Arteaga, que a pesar de sus 76 años y convaleciente de reciente y grave operación, tuvo la amabilidad y el detalle de acompañarnos en todo momento.

Las Bodegas Irache, una de las antiguas de Navarra, a los pies del celebre Montejurra, el año 1.979 y en la localidad francesa de Burdeos, competió con otros cinco mil vinos procedente del resto del mundo, presentando una cosecha del año 1.974 y consiguió la medalla de oro, dándose la coincidencia que el segundo premio fue concedido a La Rioja.

Perteneciente a este mismo complejo, visitamos el precioso Museo del vino, que entre mil maravillas, nos llamó la atención unas lámpara todas adornadas con botellas llenas de ese delicioso líquido, y a continuación una Fuente que emanaba vino gratuito para todo aquel que deseara degustarlo.

La comida en el Hotel Irache, consistió en unos entrantes de la región, una suculenta paella de mariscos y de segundo el plato típico de Estella: el gorrín asado, pastel y cafés, todo ello acompañado con esos exquisitos vinos de la bodega citada, un reserva de 2004, vino calificado como “excelente”

Si esta sesión de la mañana fue maravillosa y con un tiempo que quiso regalarnos buena temperatura y buen sol, la tarde no quedó atrás, pues la visita guiada de Estella (le llaman la Toledo del Norte), además de extraordinaria sería bien largo relatar por los numerosos monumentos e importantes obras de arte que engalanan y le dan fama a esta ciudad y a esta famosa Navarra.

Pediremos a Dios, que podamos asistir a otras muchas reuniones de Pínfanos, bien las Nacionales o Regionales, para que nos vayamos viendo para abrazarnos y recordar con gran cariño nuestros años de pinfanato y aquellos inolvidables también años de maravillosa y esplendida juventud.

Luis Rodriguez Varea.
Pamplona, noviembre 2009

Más fotografías: AQUÍ


1 comentario:

novena dijo...

Apreciado Luis, siempre tan cariñoso con todos. Gracias por estar a mi lado, ayer, en la comida del Batallón de Estella. Ya me explicastes lo de "Pínfano".

Ya he visto al Dr. Higueras, por cierto cada día más joven. Me tienes que explicar que haces vendiendo lotería.
Un saludo u un beso sin "mariconadas"
de tu amigo Toni.